Noticias‎ > ‎

VARIEDADES DE MIEL: CARACTERÍSTICAS TERAPÉUTICAS Y APLICACIONES:

La composición de la miel es tan variada que no existen dos mieles iguales, pues se dan grandes diferencias con relación al sabor, tono de color, densidad, viscosidad, cristalización, etc.
Las mieles más oscuras tienen mayor acidez, más alto contenido en sustancias minerales y más riqueza en polisacáridos; 
mientras que las mieles claras son más suaves. El envejecimiento natural de la miel produce tonos más oscuros.

Para que un tipo de miel pueda considerarse “monofloral” es preciso que contenga más del 45% del néctar de esa clase de flor. 

Por debajo de ese porcentaje se habla de “mieles multiflorales” o de “milflores”.

  • Brezo: Tiene un color herrumbroso y cristaliza rápidamente. Posee buen aroma y un gusto ligeramente amargo. Es oscura y muy rica en minerales, sobre todo en potasio, sodio, calcio y nmagnesio. Una hectárea de brezo puede dar hasta 200 kilos de miel, y eso que a las abejas les resulta difícil extraer el néctar de esta flor por la profundidad de sus nectarios. Se recomienda este tipo de miel para combatir la anemia, la fatiga, la inapetencia y como desinfectante de las vías urinarias. También tiene efectos curativos en los problemas de próstata y de reuma.
  • Montaña: Los néctares recogidos a gran altura producen mieles muy apreciadas contra el catarro común.
  • Pino: Es oscura y permanece líquida mucho tiempo tras la recolección. Tiene un sabor resinoso y se considera buena para el tratamiento de la inflamación bronquial.
  • Trébol: Es de color ámbar y actúa como tónico suave. Es muy recomendable para los niños pequeños.
  • Encina: Es de color oscuro, casi negro. Antiasmática y adecuada contra las afecciones bronquiales y pulmonares.
  • Cantueso: Bastante clara. Buena para combatir los cólicos y los flatos. Muy digestiva.
  • Espliego: Tienen color amarillo oro y un perfume aromático. Es muy útil en caso de bronquitis, asma, etc. También se emplea para moderar la irritabilidad, la agresividad y el estrés.
  • Eucalipto: Su agradable aroma, muy balsámico, origina un tipo de miel muy singular. Suele ser de color ámbar oscuro. Es muy útil contra las afecciones del aparato respiratorio: resfriados, sinusitis, gripe, etc.
  • Tilo: Tiene efectos vasodilatadores y se recomienda para bajar la presión arterial. También es buena para combatir el insomnio, el nerviosismo, la angustia, etc.
  • Azahar: Es una de las mieles más aromáticas. De color claro y de excelente sabor. Es antiespasmódica y sedante, por lo que facilita el sueño.
  • Castaño: Oscura y espesa. Activa la circulación sanguínea. Debido a su astringencia puede ser apropiada en casos de diarrea.
  • Tomillo: Oscura y de fuerte sabor. Tiene propiedades antisépticas tanto a nivel bronquial como intestinal. Tonifica el organismo cansado y alivia la depresión. También puede emplearse para la limpieza del cutis y el lavado de heridas.
  • Romero: Es de color ámbar transparente y de exquisito sabor. Se recomienda para combatir las enfermedades del hígado y de la gota.
  • Girasol: Posee un color dorado que adquiere un tono más claro y verdoso a través del cristal. Es ligeramente aromatizada y de un gusto agradable, aunque un poco áspero.
  • Acacia: Por sus efectos laxantes combate el estreñimiento.
  • Milflores: Regula las funciones digestivas, aumenta la energía vital y previene los catarros.
Comments